domingo, 16 de marzo de 2008

DE EL CABILDO Y OTRAS AVES


Nació de la idea de una de esas cabezas que bullen y bullen como el magma de un volcán; recuerdo cuando me lo expuso entre montaitos de picante con cabrales, una tarde de febrero que amenazaba lluvia; de esto hace ya dos febreros; mañana comenzamos nuestra segunda semana santa, esos días en los que pasamos de la gloria al infinito en menos que se persigna un cura hiperactivo; recuerdo la primera vez que contacté con la tribu, esa tribu maravillosa en la que cada miembro (con perdón), es una perfecta tuerca de un engranaje desconcertante que da fruto en páginas inigualables hasta en sus errores; este año nos falta Reme, reciente mama, que nos traía dulces como para alimentar a la tercera bandera de la legión, eso sí todos caían, y la compi de mi alma, Irene, que se nos fue donde el viento da la vuelta, persiguiendo informativos al laito de su amor; también nos falta esa voz que se salía de los parámetros fónicos, de deportes, y rabanito de la calle Castilla, Nacho; y ha venido José María ha destripar películas y aportar cordura aunque eso y ver películas de las llamadas de culto, es como ser del Betis y el Sevilla a la vez; y permanecemos il Gran Capo, que este año lo veo más relajao y con menos ojeras, y al que tengo que felicitar por sus fotos de bellavista; el Ariza, que tanto me ha aguantao(si quedas con tu amol el lunes pa ver el Museo me apunto), Pepelu, que es capaz de imitar a 376 personajes diferentes, haciendo que todos se parezcan entre ellos, el profesor Roldan que le tengo que preguntar donde se conserva el tercer pelo de Mahoma que se arrancó cuando vió a la Virgen del Rocío en un acebuche del desierto de arabia, y mi Juan, que se ha convertido en un compañero impagable para una larga travesía; también han estado Paquiño y los Acevedo; que han hecho que las tardes de Cuaresma no me tomara el café hablando con la máquina de los pistachos, y me han salvado en más de una ocasión con sus fotos y ese arte sacro que tienen trabajando; a todos ellos, ahora que se inicia el principio del fin, GRACIAS, porque un año más me habéis hecho feliz y que la Semana Santa del 2008 nos sea propicia a todos.

1 comentario:

Rascaviejas dijo...

El pelo de la barba de Mahoma se encuentra expuesto, en pública veneración, en el palacio de Topkapi de Estambul. Digo yo que maese Gómez bien podría mandarnos allí a hacer un reportaje con gastos pagados...