domingo, 9 de marzo de 2008

RECUERDOS


Para ti que volviste a mi vida y me trajiste una sonrisa y una noche entrañable.
Tenía la noche un soberano olor a primavera, mientras Jesús apoyado en la piedra repartía amor al mundo; mi medalla ya colgaba de la cabecera y cuando aun no recordaba donde perdí el norte apareciste y te quedaste en esa memoria que nace en el recuerdo y se fundamenta en tu sonrisa.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...