viernes, 28 de marzo de 2008

FUE UNA FERIA


Te descubrí Madre una feria, de soledades en el Real y en la Maestranza, entré a ver a mi Caridad y allí estabas tú, donde debes estar en Feria, en tu altar; te observé y me maravillé de las Tres madres tan guapas que tengo, la biológica y vosotras dos, Caridad y Piedad, aquel día me reconocí en ti, porque eras como un sueño, grácil, suave, como una intensa melodía apoyada en un compás pausado, allí te hallé y te quedaste prendida en mi corazón para siempre; hasta este miércoles Santo, cuando entré a verte con el corazón encogido, creo que me miraste como aquel día de Feria, con la mirada de una madre que ve entrar al hijo prodigo disparé sin mirarte, mis ojos estaban repletos, creo que fuiste Tú la que ayudaste a encuadrar.

3 comentarios:

Glauca dijo...

ImagínaLa como yo La siento, a los sones de Margot de D. Joaquin Turina.

cerreño de san esteban dijo...

Guapísima de verdad. Una pena que este año nos hayamos quedao sin verla.
Y si guapa es la Piedad, el cristo no se queda atras.

Pepe Luis dijo...

Cuanta belleza en la Piedad, rosas en vez de lírios a sus pies, cuanto sabe Ella de mis silencios Maestrantes y de mis noches de espantás cual Rafael, Divino Calvo...
Ella es la Piedad de muchos, pero siempre será nuestra Piedad... a la que no traiciono jamás en la mañana del miércoles, por muy cansado que acabara la madrugada anterior.