lunes, 10 de marzo de 2008

DISCURRIR


Alguien me dijo una vez que cada sevillano lleva dentro un pregonero; yo no estoy de acuerdo con esa aseveración, yo no creo que nunca vaya a ser capaz de pregonar la Semana Santa; sólo soy capaz de discurrir, de pensar, en mi ciudad y su Semana mayor, de pensar en rincones, en historias y en personas que han hecho que mi vida cofrade halla seguido adelante.
Hoy he vivido el pregón a mi manera he viajado en la sensibilidad de mis sentidos cofrades entre el compás del Convento de la Paz y las bóvedas de Santa Marina; seguí discurriendo entre calles rellenas de azahar y luces y sombras de primavera temprana; en las calles a veces se oía de refilón un radio en la que el pregonero desgranaba sus sentimientos en el atril del maestranza.
Viajé por estampas de otras épocas por el barrio de San Lorenzo, me distancié de mi vida entre las callejas de San Vicente, "todo el mundo en general...", y me preparé para los días grandes mirando el perfil de la Señora que se nombra como Aguas de vida donde el Museo tapó las entrañas mercedarias.
Fue una tarde de domingo en la que perdía el Betis, y se aproximaba a pasos agigantados el primer nazareno.
Y seguí discurriendo, seguí enclaustrado entre níveas espadañas y tañido a duelo de campanas centenarias, con ese latir fúnebre que tienen en San Andrés, cuando el Señor entregado su cuerpo, y bañado en lirios se aproxima al sepulcro.
La noche se fue echando en frío y acabé viendo a la Virgen del Rosario acercarse a su iglesia con la marcha Aquella Virgen, y recordé una noche en la que se aproximaba el verano y la Virgen que inspiró esta marcha volvía de ser coronada, mientras mi felicidad me acompañaba del brazo; en la madrugada del domingo seguí discurriendo mientras el cuerpo parecía no acompañarme en lo físico, y los naranjos que por el viento golpeaban el cristal, inundaban con su particular pregón aromático el salón de mi casa.

3 comentarios:

fran dijo...

Estimado Canonigo, he de decirle, que usted es uno de los mejores pregoneros que puede haber en la Semana Santa. ¿ Le parece poco su magnifica forma de pregonar nuestra Semana Santa con sus fotografias ?... por cierto, lo vi ayer en nervion, camara en ristre... no me presente porque lo vi muy atareado haciendo sus "pregones" fotograficos.
P.D. Magnifica chicotá del paso de la Virgen del Rosario en la calle Beatriz de Suabia con los naranjos repletos de azahar y sonando Solea dame la mano... SUBLIME...

Glauca dijo...

¿Sabes lo gratificante que me resulta leer la música de tu pregón en imágenes?.

Para mi, pregonar es llegar y tu me llegas.

Vas directamente a mi memoria olvidada, aquella que dejé retenida en la infancia.

el aguaó dijo...

Totalmente de acuerdo con el amigo Fran.

¿Qué mejor pregón que tus imágenes?

Un abrazo.