domingo, 9 de marzo de 2008

EL CANÓNIGO DEFINITIVO

Sentía la necesidad de pensar en mi vida, arrastraba demasiadas cosas para seguir adelante, ayer os lo dije desde aquí, me he decidido, hay que hacer algo, no puedo seguir adelante en estas circunstancias; sabiendo que no la tengo y que las noches van y vienen sin que yo pueda hacer nada por remediarlo.
Así te encontré aquel día en el que el sol se resistía a salir y la madrugada anterior pesaba demasiado en mis hombros, me acerqué y te miré ya era mediodía y solo pensaba en ti, hacía días que me daba cuenta que sin ti no era nada pero tu en mi vida eras un peligro; al final me decidí y sin más dudas te lo dije, "ponme una tapa de menudo", y eché al traste los meses de régimen.

P.D. Aguaó sólo se salir de mi soledad con humor, ojalá algún día saltara esa trampolín, aunque en la piscina sólo hubiera dos gotas de agua. Gracias amigo

1 comentario:

el aguaó dijo...

Gracias, SIEMPRE a ti.

Un abrazo.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...