martes, 11 de noviembre de 2008

ATARDECÍA


Soñaban estrellas las torres. Y rebuscaba la luna espadañas donde mirarse. Poco a poco el día se ocultaba sin percibirlo. Despacio, muy despacio. Las miradas iban buscando el refugio de las casas y el descanso ya ganado a esa hora. Allí permanecí mirando las sombras posarse en la tierra. Allí aparecieron los demonios en esa hora en la que vuelven para atormentarnos.

5 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Preciosa, la breve descripción del momento. Saludos

Juanma dijo...

Tan breves y benefactoras para mi salud son tus entradas, que ya empiezan a ser como una medicación cada mañana.
Una vez más: enhorabuena.
Un abrazo.

el aguaó dijo...

Tu cámara es capaz de captar aquellos sentimientos que el cielo de Sevilla tiene evaporados...

Impresionante.

Un abrazo amigo.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Preciosa la imagen y el texto que la acompaña.

Maria Muffin dijo...

Tú post, simplemente, mágico.

Un beso.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...