martes, 11 de noviembre de 2008

ATARDECÍA


Soñaban estrellas las torres. Y rebuscaba la luna espadañas donde mirarse. Poco a poco el día se ocultaba sin percibirlo. Despacio, muy despacio. Las miradas iban buscando el refugio de las casas y el descanso ya ganado a esa hora. Allí permanecí mirando las sombras posarse en la tierra. Allí aparecieron los demonios en esa hora en la que vuelven para atormentarnos.

5 comentarios:

NATURAL DE SEVILLA dijo...

Preciosa, la breve descripción del momento. Saludos

Juanma dijo...

Tan breves y benefactoras para mi salud son tus entradas, que ya empiezan a ser como una medicación cada mañana.
Una vez más: enhorabuena.
Un abrazo.

el aguaó dijo...

Tu cámara es capaz de captar aquellos sentimientos que el cielo de Sevilla tiene evaporados...

Impresionante.

Un abrazo amigo.

Juan Antonio, el.profe dijo...

Preciosa la imagen y el texto que la acompaña.

Maria Muffin dijo...

Tú post, simplemente, mágico.

Un beso.