lunes, 24 de noviembre de 2008

CÁDIZ


Te acuerdas de mi ¿verdad?. Recuerdas a aquel enano que en bañador cruzaba la Plaza de las flores. Volví a verte el sábado. Cruzamos tus calles. Vivimos por tus calles. Comimos en el Manteca y nos besamos en la Caleta. Siempre has sido una ciudad muy querida para mi. Y desde el fin de semana pasado. Aún lo eres más.

2 comentarios:

Juanma dijo...

Qué grande Cádiz, tan chiquitita...
Un abrazo.

Sabor Añejo dijo...

"Cádiz, salada claridad..." y en verdad que lo es y no sólo por la luminosidad que desprende, sino también por la que emana de su gente, de sus calles, de sus plazas, de sus salinas, y sobre todo de su mar.

Besos

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...