jueves, 27 de noviembre de 2008

SEVILLA




Vuelvo a ti en un sueño de golondrinas. A acariciar tus espadañas. Y a decirte al oído que aunque la espera sea larga. He de cantarte Sevilla del fondo de mis entrañas. Por muchos días que pasen. Aunque la espera sea larga. Seguiré dándote mis sueños. Y dándote mis miradas. Puede reina que te llore. Puede que me hundas la espada. De no sentirte tan mía. Cuando a veces te miraba. Pero sabes reina mía que si cien veces llamaras. Sin nunca darte la espalda. Cien veces que acudiría. Para hablarle a tu Giralda.

2 comentarios:

Sabor Añejo dijo...

"... Y Sevilla." Como pa no quererla...


Besos

Luz de Gas dijo...

Que buen tratamiento le has dado a la foto, genial.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...