jueves, 2 de octubre de 2008

LOS AÑOS


Ángeles de luz buscaban un camino para andarte. Terminaban las sombras y nacía la luz. Se despertaban los recuerdos de lo acaecido. Y el cansancio se convertía en compañero inseparable. La noche y su oscuridad amortiguaban aun la melancolía que traería el mediodía. Los sones eran de alegría y la vestimenta pasional. Amaneció en la Campana. Café y aguardiente para esperarte con el sol de Virgen de los Reyes. Un sol en el que empiezas a darte de cuenta de que está empezando la Semana Santa del siguiente año. Ya no hay tristeza. Hay recuerdos y cansancio. No hay tristeza porque has conseguido empezar un año más el ciclo. Ese que acabará con el primer nazareno en la calle.

1 comentario:

hot penny stock dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...