domingo, 19 de octubre de 2008

MIRADAS


Veía tu rostro hasta cuando cerraba los ojos. Tu rostro suplicante. Esa mirada dolorosa que pedía que ese cáliz pasara de ti cuanto antes.Mirabas al cielo buscando tu tabla de salvación. En un instante tu mirada se cruzo con la mía y un escalofrío sacudió mi espina dorsal.

No hay comentarios:

La Gandinga de Triana

El sol apretaba, aunque al cruzar la esquina el frescor de la Marisma Madre rivalizaba con el picor del Astro Rey. La Carreta con "la C...