jueves, 9 de octubre de 2008

ESCUDO DE ORO


Hoy no estoy para contaros nada. Hoy el día ha sido de esos que tratas de entender y que aunque al final los entiendes te pillan tan cansado que sólo miras al pasado. Así me encontré esta postal. Esta nunca la tuve. Compré muchas de esta colección a una Señora en un local frente al Mercantil en Sierpes donde había además dos puestos para limpia botas. Eran otros tiempos. Yo tenía otros sueños. Hoy tengo sólo uno. Y aunque lo veo a diario sigue siendo mi sueño. Mi Dream sigue siendo el sustento de noches como estas en las que el insomnio me presentara la mañana y yo seguiré mirando las estrellas y escribiendo letras del pasado al futuro viendo fotos que siempre me dan la paz.

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...