miércoles, 22 de octubre de 2008

NO SALIMOS


Un día como el de hoy me trae recuerdos como el de esta foto. Fuera llovía mucho y dentro las cruces se cubrían para ponerlas en ese lugar del patio en el que no molestaran ni se mojaran. Las gotas de lluvia sonaban como si fueran de metal. Y sobre todo dolían en los corazones que allí se agolpaban. Sería tarde de esperanzas puestas en la radio.

5 comentarios:

La gata Roma dijo...

No hay nada mas doloroso que un día de Semana Santa que te obliga a mirar al cielo, aunque ya sabes que en cualquier otra semana del año, adoro que esté así.
Kisses

P.,S. Sobre el post anterior, si quieres hablar con lo de las palas escabadoras, lo mismo te apuntas al
cursillo de inglés que estoy haciendo yo, yo estoy aprendiendo un montón.

Carmenchu dijo...

Pepe, me has llegado al alma porque yo soy Negrita, negrita de cuna, de las que sale con toda la familia alrededor y de las que jugó muchas tardes de pequeña en ese patio de la foto.
Duele quedarse en casa y no poder hacer la penitencia, duele contenerse las emociones y sobretodo cuando ocurre un año y otro, y otro...
Ya lo decía el otro día en el blog del Aguaó, la lluvia a mi me trae recuerdos de Jueves Santo volviendo a casa con las sandalias de dos tiras empapadas y la túnica manchada de salpicones. A ver cómo se porta este año la lluvia.

El callejón de los negros dijo...

Gota a gota. Me recordó tu relato de sensaciones a lo vivido un año tras la puerta de la parroquia con el farol de la cruz de guía esperándome...

saludos
Antonio

Moe de Triana dijo...

Ojalá el próximo Jueves Santo la cofradía de la calle Recaredo pueda salir a la calle, que lleva dos añitos de agua que no puesé...

Anónimo dijo...

Con la ilusion que he formado yo en ese patio, y lo que he llorado cuando la emocion del cielo no me ha dejado sentir bajo mis pies descalzos el asfalto de la calle Recaredo, ni sentir como se me eriza la piel cuando la de los Angeles devuelve el saludo a la de Gracia y Esperanza, viendo la cara de mi madre, emocionada con su mantilla.....

Dicen que en Sevilla la lluvia es una maravilla, que se la guarden unos dias, que durante la Semana Grande, ya hay suficientes maravillas esperando poder salir a la calle.
Un saludo
Jose Antonio