lunes, 6 de octubre de 2008

EL CRUCIFIJO


Permanecía en aquella mesa inmóvil. Rodeado de túnicas moradas. Se preparó la procesión y todo pasó por delante de él. Alguien apagó sus velas. Cuando se cerraron las puertas.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...