martes, 31 de marzo de 2009

SALIDA


Nacía la cofradía como una primavera temprana. Dándole a las calles recursos para la felicidad. Olía a incienso y cera y desde el dintel de la puerta se mezclaba con el último impulso de los azahares. Poco a poco aquella serpiente sacra fue alcanzando los adoquines. El murmullo fue callando cuando los guardabrisas asomaban por las puertas. Muy despacio el paso volvió a la calle. La mente traía recuerdos y peticiones muy bajitas; en ese tono en el que se hacen las oraciones. Te vi alejarte. No sólo te fotografié. Yo también usé ese tono. El de la oración.

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...