domingo, 22 de marzo de 2009

SUSURRO DE AZAHARES


Me llamaba la atención cuando pequeño como el azahar brotaba en cada naranjo casi al unísono. Alguien me explicó que entre naranjos había una especie de lenguaje en voz muy baja para ponerse de acuerdo en el momento en el que debían florecer. Desde entonces cada año pongo el oído para volver a oír esa voz muy baja que circula entre naranjos para que Sevilla vaya sintiendo que su tiempo ya va llegando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este comentario no tiene nada que ver con la entrada, pero creo que es importante:

Despues de ver ayer el programa de Sevilla TV, y escuchar las declaraciones del Sr. Torrijos, Teniente de Alcalde de Sevilla y el consentimiento por parte del Sr. Alcalde D. Alfredo Sanchez Monteseirín, y Ayuntamiento sobre las Hermandades y Cofradías de Sevilla así como su postura con respecto a la nueva Ley del aborto, propongo:

QUE CUANDO PASEN ESTOS SEÑORES REPRESENTANDO AL AYUNTAMIENTO EN LAS PRESIDENCIAS DE CIERTAS HERMANDADES, TODOS Y DIGO TODOS LOS QUE ESTEN EN LAS SILLAS DE LA CARRERA OFICIAL LES DEN LA ESPALDA, NO SE MERECEN NI UNA SOLA MIRADA DE LOS COFRADES SEVILLANOS.

Zapateiro dijo...

Antonio ayer no podía evitar detenerme bajo algunos naranjos porque ¡hay que ver cómo están los joíos! ¡qué gustazo!.

Y qué me dices de su olor por la noche, parece que se multiplica su intensidad.

Un beso.