jueves, 12 de marzo de 2009

825


Suena rara esta foto para cumplir 825. Pues no. En esta entrada tengo que acordarme de ti Rocío. Tengo que recordar las veces que te pedí que crearas una mujer como Lola o las veces que te pedí que la pusieras en mi camino si ya la habías creado. Hoy vuelvo a ti Rocío. A tus arenas. A tus salves llenas de vino y cariño. A esa columna donde siempre me buscas con tu baja mirada y desde la que te dedico mis lágrimas. A esas sevillanas que te mando como besos de buen hijo desde la garganta rota. A esas fotos chorreando de agua o lleno de polvo para alabarte Reina. A tantos y tantos momentos para decirte que dos semanas después de tu día del año que viene me caso con Lola. Con esa mujer que me ha devuelto la sonrisa. Con ese sueño hecho mujer que me ha devuelto la ilusión por vivir. Si en las próximas romerías no me ves, no te preocupes. Estaré ahorrando para casarme con la mujer de mi vida. Eso si, los días que llegue tu fiesta si no voy a verte llevaré mi medalla colgada para que no te olvides de mi. Un beso Rocío y gracias por todo lo que sabes....

3 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Enhorabuena por el anuncio de tu próxima boda, Canónigo, ¡miarma!
Rocío, siempre Rocío.
Un abrazo.

LA TARASCA dijo...

Que alegría mas grande Antonio. Ha sido la primera entrada tras 825 que me ha animado a escribir. Deseando estoy de darte un abrazo. FELICIDADES !!!!!

Zapateiro dijo...

Pero ¡qué maravilla de entrada! qué bien, me alegro mucho.

Ahora a apretarse el cinturón, jeje.