viernes, 6 de marzo de 2009

CUARESMA VI


A escondidas te miraba mientras el frío arreciaba en la calle y la Cuaresma avanzaba irremisible como cada año.