viernes, 27 de marzo de 2009

ANOCHECÍA


Aun el sol se veía posarse por el Aljarafe y sobre tus piedras se posaba la oscuridad. Te llenabas de eternidad mientras te distanciabas de la luz. Nacía tu luz interior. Se abrían tus entrañas esas que se ocultan del sol. Tus adoquines reflejaban la luz amarillenta de las farolas. Sentí cerca tu corazón, el de una ciudad que se abre cuando las luces del día se escapan.

4 comentarios:

Juanma dijo...

Otra fotografía sencillamente apasionante...

Un abrazo Canónigo de mi arma.

FRAN SILVA dijo...

SUBLIME...

Híspalis dijo...

Ya nos falta menos...

NATURAL DE SEVILLA dijo...

que buen cuadro estás pintando a base de sublimes pinceladas..ay tocayo.