domingo, 1 de marzo de 2009

CUARESMA III


Olía a incienso. Era una especie de pincelada, el olor. Muy leve. Pero concentrada. Arraigada a los muros asaltados de historia. Como si la persistencia de las generaciones quemando incienso en aquella estancia hubiera dejado el olor en la memoria de aquellos ladrillos. Enseres antiguos. Fotos antiguas. La cúpula. Y de fondo la Giralda. Buen rincón para almacenar historia.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...