miércoles, 1 de abril de 2009

LA OTRA SEMANA SANTA( EL CAJERO)


Foto: Antonio Jimenez de Haro
- Te lo dije, tu de nazareno y yo sin dinero. Tuviste todo el miércoles y tu no, lo tuviste que olvidar.
Carlos miró a su Señora mientras se colocaba la túnica.
- Vas con mi hermana.
- Si pero tengo 10 euros. Y no quiero que después murmuren.
- Tu y tu manía de no tener tarjeta.
- ¿Te hablo de tus manías?, aquello de salpicar cuando orinas, lo otro de no ayudar en casa,...¿sigo?.
Carlos sabía que era mejor que no siguiera.
- Bueno-dijo quitándose la túnica-voy a bajar un momento.
A los 5 minutos subió.
- Cariño el cajero no va. Y ya voy tarde.
- Pues te vistes y como nos pilla de camino el de la calle Hernando Colón..
- Rosa por Dios.
Carlos miró a su mujer mientras se volvía a poner la túnica y se metía la cartera en el bolsillo de la túnica. Nunca más olvidaría hacer algo así, al menos los Jueves Santo.

2 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Ojú, ¿que arte más grande no? miarma.
Además, no se puede decir nada de lo normalque se dice en estos casos: ¿qué se puede esperar de una Hermandad de barrio? o claro si es que no saben, ¡esta gente de las Hermandades nuevas!
Igual a este nazareno le pasa como a mi, que cada vez que paso por un cajero el chino que está dentro me dice: illo, ¿quieres dinero?, y me tengo que parar por lo menos a saludarlo.
Un saludo, 4 días.

Juanma dijo...

Sevilla es grande, eso es lo que hay.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...