miércoles, 25 de febrero de 2009

CUARESMA II


A mi mujer.
La noche se separa del día con ese secreto color de la ceniza. Un nuevo miércoles de ceniza para mi. Una nueva manera de adentrarme en la Cuaresma, colgado de tus ojos. Suspirando por tus besos y deseando vivir cuaresmas eternas a tu vera.
Mientras dos de nuestros titulares están de quinario, tu corazón y el mio se han entrelazado como el esparto en los cinturones.
Mañana será un día complicado para mi y tus palabras y tus besos son el salvavidas que me hacia falta para asaltar cualquier fortaleza.
Eres mi sueño, en el nacimiento de la Cuaresma, un sueño tangible que me besa y me abraza y que me salva de la vida cuando se vuelve de hormigón. Te has convertido en mi mejor mitad.

4 comentarios:

Juanma dijo...

Tu mejor perfil...y qué bonito eso de los corazones entrelazados como el esparto en los cinturones.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

La gata Roma dijo...

Pero que bonito por favor… Otra forma de ver la Cuaresma desde luego.. y que sean muchas Cuaresmas más.
Kisses

Zapateiro dijo...

(Me voy a permitir una ordinariez, aunque no esté a tu altura, pero es que no puedo reprimirla).

Se le habrán caido las bragas.

Jajajajajaja, ¡ay, que Dios me perdone estos ataques chavacanos!

Finidiblanco dijo...

Preciosa forma de ver la Cuaresma, saludos.