miércoles, 3 de septiembre de 2008

YA ES SEMANA SANTA EN NUNCA JAMAS


Garfio apareció por la Carrera Oficial. Ese año ya no habría Semana Santa. Habían roto los relojes para que nadie pasara por Campana. Peter Pan volvió y se negó a dejar esa varita que tomó en la Borriquita. Y desde la Iglesia de Nunca Jamas trajo el tiempo de una nueva Semana santa en la que la importancia viniera por lo verdaderamente importante. Y donde el reloj era accesorio para comprender la verdadera naturaleza de la Semana Santa. Donde el fondo de la religiosidad popular volvió a ser la fe y la forma quedó en anécdota.

No hay comentarios:

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...