jueves, 18 de septiembre de 2008

GIRALDA


Sultana mora tocada de cristiandad. Te encontré una mañana muy temprano. Temprano en la hora del día y en mi vida. No tenía más de 3 años cuando pintaste mi primer recuerdo tuya de belleza y cariño. Te declaré mi amor muchas veces y casi siempre me correspondiste. Te conté mis historias. Te observé tirado en el suelo una madrugada. Viéndote espléndida y observandome con tus ojos de bronce recién llegado de 15 días sin verte. Comprendí que te quiero en mi vida para siempre, hermosa sirena de mis noches.

2 comentarios:

Dama dijo...

¡que foto más bonita!

El Caliz de la Canina dijo...

Sevilla en su salsa.

Un abrazo canino.

La Canina seguirá cavilando .......

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...