viernes, 26 de septiembre de 2008

AMPARO


Al Amparo de la poca luz que queda por las tardes asaltas la ciudad. Buscas encontrarte contigo mismo cuando ya el frío del poniente refresca los muros impregnados de verano. Las hojas quemadas por el tiempo van y vienen en la danza que el viento les hace bailar.
Las calles van sintiendo el paso de los días y la lejanía de las playas. Poco a poco los atardeceres van llegando antes. Hasta ese instante en el que la noche vaya casi de manera consecutiva al mediodía. Entonces habremos abandonado esta estación y estaremos en invierno. Habrá caído la estación de las flores del mal.

4 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Que buena tarde se puede echar en ese templete un día de estos en buena compañía

El callejón de los negros dijo...

... para perderse...

Saludos
Antonio

el aguaó dijo...

Para perderse, como dice el amigo Antonio... pero perderse ¿dónde?, ¿en la realidad o su reflejo?

Un abrazo.

Juanma dijo...

Lo breve, si es bueno, ya se sabe...Hermosísima entrada. ¡¡Enhorabuena!!
Un abrazo.