sábado, 6 de septiembre de 2008

SEVILLA


Nunca he nombrado una entrada con tu nombre. Nunca te he dicho a la cara que te quiero. Siempre he usado vericuetos para no nombrarte. Siempre he usado metáforas interminables para adorar tus excelencias. Hoy te nombro y te renombro para sentirte tan cerca como pueda. Hoy te doy mis letras para nombrarte. Hoy Sevilla, te quiero y sólo deseo saberme en ti para siempre. Eres mi sangre. Eres mi alma. Eres consuelo. Eres refugio. Eres Sevilla mis entrañas misma esas a las que llegaste el día que nací y allí te quedaste para siempre.

4 comentarios:

Juanma dijo...

Iba a decirte que esta entrada te ha salido como una chicotá. Pero no: ha sido una levantá. Te ha salido un impulso con el que has elevado a Sevilla a los cielos. Hermosísima entrada.
Un placer saludarte por primera vez.

Tormenta. dijo...

Pues mira, siempre hay una primera vez, y menuda primera vez! eso si que es amor eh lo demás tonterías!
Genial post niño! saludos.

Aysss esa Sevilla, como inspira, y no me extraña nada!.

Lacava dijo...

Tu nombre, que bien me suena...

Dama dijo...

Eso sólo lo puede decir, sentir o pensar un privilegiado por haber nacido en su seno, porque no te quepa duda que naciendo aquí somos tocados en gracia.
Me encanta como escribes, me encanta, me trasmite y además me haces partícipe de tus sentimientos. Gracias.
¡Que bien suena su nombre con tus palabras!

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...