miércoles, 10 de septiembre de 2008

BUÑUEL


La noche fue casi buñuelana. Hacía tiempo que no lo pasaba tan bien. Hubo risas, llantos, chocolate, alcohol, y hasta un esguince. Todo fue derivando en una madrugada. Ese momento de la vida en el que salen los demonios y que el Canónigo suele renovar sueños y esperanzas.
Casi sin darme de cuenta me vine a casa, con la sonrisa en la memoria y un gesto digno de la carátula del perro andaluz, impregnada en una foto.

4 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Buena foto

Carmen La Cigarrera dijo...

Ay, ay que me suena esa cara...

Roberto Villarrica dijo...

Señor Canónigo, ya le tengo puesto tb en mis enlaces. Un placer poder figurar en su lista.

Un abrazo

el aguaó dijo...

Impresionante documento. Impresionante elemento.

Espero que no entrara en tu sueños.

Un abrazo.