viernes, 5 de septiembre de 2008

QUISE CONTARTE TANTAS COSAS


Quise decirte que eras tu y nada más. Quise esperar para no añorarte. Quise pensar que no eras sólo mía. Quise soñar alboradas y atardeceres sin pensar en tu sonrisa. Quise mirar para siempre sin depender de la luz que emanaba tu sonrisa. Y cuando desperté una tarde de septiembre frente a Sevilla. Tu habías entrado en mi piel y nunca conseguí sacarte.

1 comentario:

Carlos RM dijo...

Qué maravilla esas azoteas sevillanas. Lo que yo daría por una. Un delicioso blog el tuyo: fotos y textos conectados y compensados, la extensión justa, mucha sensibilidad y mucha Sevilla. Gracias.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...