lunes, 1 de septiembre de 2008

PASASTE


Te miré mientras pasabas desde aquel rincón donde año a año te veía. Las sombras de mi vida se quedaron en ese rincón que tu y yo sabemos donde sólo estamos tu y yo.
Te recé un padre nuestro. Señor ayuda a los mios. Señor por favor nunca te vayas de mi lado.

No hay comentarios:

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...