lunes, 1 de septiembre de 2008

PASASTE


Te miré mientras pasabas desde aquel rincón donde año a año te veía. Las sombras de mi vida se quedaron en ese rincón que tu y yo sabemos donde sólo estamos tu y yo.
Te recé un padre nuestro. Señor ayuda a los mios. Señor por favor nunca te vayas de mi lado.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...