domingo, 25 de mayo de 2008

SORPRESA


Bajo el Cordero que coronaba aquel altar, estaba tu cara en el sitio más recóndito que te he visto.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...