domingo, 25 de mayo de 2008

SORPRESA


Bajo el Cordero que coronaba aquel altar, estaba tu cara en el sitio más recóndito que te he visto.

No hay comentarios: