viernes, 2 de mayo de 2008

QUEMA



Suave en sus líneas, sin corrientes, rodeado de cariño, de amistad, de recuerdos, de sueños, suena una salve, se ven abrazos, lágrimas, bautizos, nuevos nombres a la marisma, nacimientos al Rocío, y palante que ya está más cerca el sesteo.
El año que viene si Ella quiere, volveré.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...