jueves, 29 de mayo de 2008

CARPE DIEM


Yo tenía una vida hecha, de esas típicas que van embocadas hacía una existencia de hipoteca y sábado sabadete, de repente todo se resquebrajó una tarde se terminó sin más y entonces pensé que la vida se había acabado, aunque realmente ahí empezó mi vida, ahí empecé a tratar de disfrutar todo lo que pudiera y más, a pasar las noches de juerga que se terciaran, a entender la magia de un atardecer, y saborear un vino como si fuera el último, a mirar a sus ojos y comprender que aunque es probable que no será mía me encanta mirarla, a ver como suena amarguras mientras un palio envuelto en incienso se pierde por una calle, al olor de una mañana de primavera, al sabor de una torrija de mi madre, a un gol del Betis, al final de Casablanca, a ver el Simpecao de Triana en la Raya,...., y a que viene todo esto, viene a que hay que salir en la calle pensando que este mundo podemos abandonarlo en el momento más insospechado, en ese momento en el que simplemente cruzamos una calle para desayunar, así que nada, volved al título.

2 comentarios:

rocio_siempre_rocio dijo...

t doy un 1000 x esta entrada,antes era una persona q siempre queria dejar todo xa mas adelante,xa cnd tuviese dinero,xa mñana,pasado o el mes q viene pero viendo como esta la cosa...ha decidido aprovexar la vida al cien x cien,gastar dentro d mis posibilidades e intentar ser cada dia mas feliz,sabrá mañana donde este....
un besito

Carmen La Cigarrera dijo...

Por eso a mi no me gusta hacer planes a medio- largo plazo. ¿Para qué?, ¿Para que te los estropeé el destino o alguien que se cruzó en él?
Vivo hoy, mañana ya se verá...