lunes, 25 de agosto de 2008

TRECE VECES TE DIRÍA


Melodiosa y altanera se levantaba mirándome desde ese rincón en el que pocas veces puedo mirarte. Esa atalaya trianera que a veces se abre para poder mirarte desde allí. Se que te lo he dicho muchas veces. Se que sabes que te quiero y que sin verte no es lo mismo. Pero cuando paso un tiempo sin poder mirarte me siento incompleto.

1 comentario:

Glauca dijo...

Escucha... solo alguien como tu puede crearlo.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...