viernes, 15 de agosto de 2008

SUS MANOS


Se levantaba la mañana clara y fresca. Era la ciudad un hervidero a tu alrededor. Playeros y veraneantes de asfalto se mezclaban para esperarte. Todo estaba en tus manos. Esas que todo lo pueden y sobre las que descansa el espíritu de Sevilla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Las bellas manos de una madre...

Pepe Luis dijo...

Las manos de Sevilla, las de ayer, las de mañana, las de hoy y las de siempre...

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...