miércoles, 27 de agosto de 2008

ADIOS


Hasta el año que viene. Cuando vuelvas verme quizás te cuente algo nuevo. Quizás eso que me oprime será historia. Tal vez no esté aquí sólo pegado a mi trípode. Aguantandome el sueño y el hambre. Viviendo en soledad el domingo de Ramos. Ese día en el que me levanto soñando con que ya ha llegado. Con que por fin llego ese momento que cada año sueño con que llegue,

1 comentario:

Luz de Gas dijo...

¿Cuantos días de semana santa has estado sólo con tu cámara y supongo la escalerita pa rriba y pa bajo?

Besos