jueves, 28 de agosto de 2008

SANLUCAR


Me adoptaste un día en el que las arenas se hacían interminables. Te fundiste en un cordón amarillo para venirte conmigo para siempre. Y desde entonces siempre eres una buena opción. Hoy me han faltado los pimientos de Balbino pero he tenido otras cosas, mejores.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...