miércoles, 20 de agosto de 2008

LICHT MEHR LICHT


Eso decía en voz alta el escritor mientras se le iba la vida en un suspiro. Y a veces pare es complicado no tener luz. Sino intenta coger un yogurth de la nevera cuando se funde la bombilla. No en serio. Es tremendamente complicado buscar algo donde asirte que no se rompa o desaparezca cuando se enciendan los focos de la vida. Nos unieron muchas cosas y nos unen aun más. Lo que quiero que sepas es que si tu necesitabas hoy la luz que da una cerveza con un amigo no sabes bien cuanto lo necesitaba yo. Que disfrutes en Liverpool y por supuesto una idea que nació en una ducha y se consolidó en casa Moreno un febrero lluvioso no podrá morir en manos de tecnócratas vendedores de periódicos. No al menos mientras cuando necesitemos mehr(más) licht(luz), seamos capaces de saber donde encontrarla. Un abrazo hermano.

6 comentarios:

Dama dijo...

Es un lío pero en el fondo hay algo hermoso.

La gata Roma dijo...

A veces pienso que la luz está infravalorada, otras veces chillo para que la apaguen de una maldita vez… será la neurosis.
Me ha gustado

Kisses

Fran dijo...

Ya que sabes escribirlo, al menos podrías poner un enlace a mi blog desde tu página, no? Al menos uno más no se notaría... A ver si nos tomamos un cafelito...

Pepe Luis dijo...

Al contemplar la foto, observé la falta de luz de un balcón, que tanto sabían de cierto Baratillero de botonadura blanca que desde ya hacía algunos años faltaba al listado de su cofradia, pero que la esperaba con la ilusión de un niño rodeado de su familia cada Miércoles Santo.
Ese balcón, también sabían de tertulias cofrades alrededor de un pescado frito al paso de la Estrella, de desayunos de nazarenos ruán de San Lorenzo al paso de la Esperanza y de la espera del Cachorro el viernes santo para darle un descanso al cuerpo tras una semana de guerra... Este año aquel balcón estaba sin luz, pero si estaba la llama encendida de su gente en un cartel de Semana Santa...

María_azahar dijo...

Que la luz que nos da este blog no nos falte nunca. Preciosa entrada.

Un saludo.

Herodes de la Bética dijo...

No se puede derramar más luz, que la que despide un paso de palio por una calle estrecha... Lástima que muchas veces, existen balcones que o no la tienen, o no la quieren tener, o es por una ausencia, que suele ser lo más corriente...
Preciosa entrada. Un fuerte abrazo