jueves, 19 de febrero de 2009

MIS VIRGENES


Las que me trajeron los sueños y me respetaron las distancias. La mía y la suya, la suya y la mía. Aquellas que nos unieron en la distancia que nos separaron. El número 13 de mi alma. El único trece en el que mis sueños son sueños y no pesadillas. Las vírgenes que nos dieron esperanza y nos verán unidos para siempre cuando nuestra alma común se muestre en unas flores.

2 comentarios:

Juanma dijo...

"nuestra alma común se muestre en unas flores"...qué cosa tan bonita.

Un abrazo, Canónigo de mi arma.

Moe de Triana dijo...

Tus vírgenes y tus benditas madres...

Que ganitas de volver a pasear por la calle Adriani.

El día que colgué la cámara...

Coria se preparaba para los toros de San Juan. En el Convento Madre de Dios, olía a anis y a almendra en el torno del Cenobio. - Ave Mar...