martes, 24 de febrero de 2009

TORRIJAMETRO


Pensé en nombrarte torrijometro, pero me sonaba a concejal con aversión a las tradiciones, cruzado con agujero en Puerta Jerez. Así que naciste un martes de carnaval a las tantas con ese nombre. Este año no hubo emoción ya que en el bar Tino de la Alfalfa te encontré para acompañar al café solo. Mi amigo Fernando y yo íbamos hacia la casa del nazareno y allí me comí la primera torrija del 2009.
Allí nació el Torrijametro, mediremos del * al **** y varias características.
Bar Tino
-Parece una torrija(consistencia o similitud al borracho) **
- Sabor ***
- Precio **
- Parecido a las de mi madre **
Poco a poco iremos aportando datos de el Estudio sobre la calidad de las torrijas patrocinado por el I. C. T. (instituto de comedores de torrijas).

2 comentarios:

Zapateiro dijo...

En ese caso, tendremos que quedar un día para que pruebe usted cosa inigualable: las torrijas de mi madre. Pierdo el sentío con ellas.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Canónigo, ¡miarma!: en la plaza de San Julián, esquina con San Hermenegildo, hay una panadería que venden unas torrijas chiquititas que están de muerte. Al menos las que yo me comí, o ¿es que fueron las primeras?.
Una brazo.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...