miércoles, 22 de abril de 2009

PARADOJAS



Terminaban de picar el segundo toro del lote de Sergio Aguilar y por la puerta del patio de cuadrillas vi al toro en el centro del ruedo. Entonces pensé varias cosas. Primero en como en dos semanas un espacio pasó de tener un letrero del tramo de una cofradía al caballo de un picador. Mientras los caballos pasaban cerca mía pensé en que lo mejor(de una larga lista) de las cosas que me da mi Lola es ilusión. Pensé también en este blog. En no escribir a diario sólo cuando el cuerpo me lo pidiera. Pensé en los amigos que se pierden en el camino. Me asomé al callejón. Los toros eran muy peligrosos, la oreja del primero de Salvador había sido muy merecida. Los caballos calentaban cerca mía. Allí seguí pensando. Mañana vamos por la cocina, me llena el alma mi mejor mitad con sus ojos color miel. Buena serie de naturales. Mata ya Sergio que se raja!!. Me duelen los pies y tengo algo de sed. La cocina me gustaría que fuera de muebles claros. Da igual donde la hagamos y lo que halla costado será nuestra y para nosotros será la mejor del mundo. Tu sigue Sergio...,que ganas tengo de probar el hidromasaje. Se rajó te avise. Llega mi amigo Pedro, "Quiyo vamos a tomarnos un tanque al taquilla que el Cortés no lo va a hacer mejor en el sexto" "pos vale venga", "illo vaya toros peligrosos, parecía que ya estaban toreados" " y tu que ¿te ha cundido?" "Pues si que me ha cundido" . No sabes cuanto.

2 comentarios:

Carmenchu dijo...

Veo que la primavera nos tiene a todos en el amor total.

Un saludo.

PD: ciertamente, Cortés no lo hizo mejor en el segundo.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Illo, hay cosas en las que no se deben pensar. No dejes de publicar todos los días.
Saludos.