miércoles, 26 de octubre de 2016

LA BUENA MUERTE ROMANA


Como buen sevillano, siempre que salgo del campo de acción del prefijo 95, todo lo que veo lo comparo con lo que tenemos. Así andaba yo buscando alguna foto que usar para un par de historias y me encontré esta foto. La muerte en mármol post renacentista. No recuerdo el nombre del escultor, aunque si recuerdo que la esculpieron tal y como la vio su autor cuando abrieron su ataúd a finales del XVI . La ciudad se iba despertando cuando entrabamos en aquel lapsus en el día a día de Roma y me recordó al convento de San Clemente sevillano, entre la Alameda y la calle Torneo donde el tiempo parecía pararse y no se oía el tráfico de lo cotidiano. La dulzura de la muerte en mármol me recordó al crucificado de Juan de Mesa que tan Buena Muerte nos demuestra a diario en la capilla de la Universidad. La patrona de los músicos, con su cuello degollado como único símbolo de violencia en todo su marmóreo cuerpo. Nos recuerdo a los dos extasiados ante el cuerpo inerte de la Santa. Salimos al verano naciente romano en nuestro barrio, nuestro Trastevere, donde dejamos un poco del alma para completarla cada vez que volvemos.

No hay comentarios:

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...