sábado, 22 de enero de 2011

MADRUGADA DE INVIERNO



Descanso Padre mío sin pensarte. Descanso entre tus manos entrelazadas que soportan un peso eterno. Descanso Padre mío esta noche fría de invierno deseando que llegue esa noche. Descanso Padre mío. El descanso de mis sueños, esos que crecen cuando se ve la Cuaresma tan próxima. Que vísperas tan largas este año. Las mejores vísperas, las eternas.

2 comentarios:

Fran Silva dijo...

Que bonito Antonio... texto y foto que llegan al alma...
Abrazos.

Rosa G. Perea dijo...

Uffff... Inmenso.