jueves, 6 de enero de 2011

APÓCRIFO SEVILLANO



Allí estaba yo, subido en el balcón de la casa en la que mis cuñados viven su historia de amor. Comenzó a pasar la cabalgata 5 minutos después de que el Betis empezará a remontar la eliminatoria. Apareció la quinta carroza y allí estaba Gaspar, vestido de Jorge Morillo; era la primera vez que veía a un Rey Mago disfrazado de mortal. Con una pierna escayolada y su chandal del Betis bajo los regios ropajes, no pagó miles de euros para montarse en esa carroza. Porque no los tenía. Aunque su trabajo a diario en lugares como las 3000 viviendas no está cuantificado(doy fe, yo lo vi, no se puede pagar a alguien que reparte sonrisas todo el año a los niños que no tienen nada). Cuando pasaba bajo el balcón me miró y sonrió. Justo en ese momento Rubén Castro puso al Betis por delante en la eliminatoria.
- Gasparrrr ha metido el Betis.
- ¿El segundo?.
-Si 0 a 2 vamos.
Levantó los brazos al aire mientras se lo contaba a sus pajes. Volvió a mirarme y sonrió; me quedé con la alegría de haber hecho sonreír a un verdadero Rey Mago.

8 comentarios:

Moe de Triana dijo...

Tu historia me ha puesto los vellos de punta por humana y-nunca mejor dicho- por real, llevar la ilusión a las calles no precisa de grandes lujos ni artificios, solo hacen falta ganas de llevarla con nosotros.

Un abrazo gachó.

yo soy, NaturalDeSevilla dijo...

igualito que el otro rey Gaspar (hijo de la Duquesa), al que había que gritarle: "Cayetanoooo...mueve las manosss, hijo mio de mi arma, que no te las visto trabajando más"..preciosa anécdota de de bética remontada.

El Naranjito dijo...

Estimado Pepe, este Rey reparte ilusión todos los días del año.
Un estrechón de manos.

trianatrinidad dijo...

Es uno de los privilegios que tiene Sevilla, que tenemos al "REY MORILLO", durante los 365 días del año.Este Sr.si que tiene NOBLEZA con mayúsculas en cada gesto y en cada obra de su vida y no el de los caballitos. Saludos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Tú lo has dicho: ESTE TIO SI ES UN REY MAGO DE VERDAD.
Para llevar adelante la obra que lleva Jorge hace falta tener muchos cojones.
Este hombre no tiene que visitar hospitales o asilos en Navidad, él los visita todos los días repartiendo vida, amor y paz.
Un abrazo Antonio, gracias por la foto del verdadero Rey de 2011.

Híspalis dijo...

Magnífica anécdota Canónigo. Buenísima. La verdad es que Jorge es todo un Rey Mago los 365 días del año, no cabe duda. Me alegro de volver por aquí, sabes que me encanta leerte...

Un fuerte abrazo y feliz 2011, amigo Canónigo.

PD: El día 27 de enero será la Gala de celebración de los Premios Blogosur (Encuentro de Blogueros de Sevilla), por favor, anótalo en tu agenda, no me puedes faltar.

Pepe Luis dijo...

Por eso algunos sólo podemos ser del rey Gaspar...

Sibelius dijo...

Mágnifica entrada, si señor. Jorge se merece mucha más ayuda de la que tiene, su labor es maravillosa e impagable.

ACUEDUCTO

Metáfora perfecta de la vida. Luces y sombras que escapan. Luces y sombras sobre nosotros, sobre nuestra existencia. Felicidad efímera de...