jueves, 1 de octubre de 2009

VIDA


Vida que va y viene, de trasiego absoluto, un trajín enorme, tan grande como el deambular de tu dolor. Amarguras de una monotonía que ya no tiene como noticia la enfermedad ni la muerte. A diario pasan las vidas por delante de las otras sin que se toquen. Vivimos velozmente. Sentimos sin pausa. Sin mirar arriba. Sin ver enfrente. Vamos por calles que conocemos de memoria para lugares a los que la memoria nos lleva. El dolor nos aplasta, el amor nos aisla, la Esperanza a veces, muy de tarde en tarde aparece. Sólo bastaría con mirar a un lado para ver la vida de otra manera. Pero a veces ni giramos la cabeza.

4 comentarios:

del porvenir dijo...

Increible el detalle del ventano de la puerta. Como siempre inmenso, canónigo.

FRAN SILVA dijo...

Vida: ver y leer una nueva entrada en el blog del Canonigo Alberico

dama dijo...

¡que foto más alucinante!

Amargurista dijo...

Esa puerta... se me llena el alma de San Juan de la Palma...