viernes, 16 de octubre de 2009

991


Adios a Pepín, recién entrada la Reina de Todos los Santos, sonaba Soleá dame la mano, yo estuve allí y todos los que pasáis por aquí también.

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...