viernes, 16 de octubre de 2009

990


No quiero seguir pensando en ti, nostalgia. Ya no atraes las cuerdas de mi vida, ni mueves los hilos que las sustentan. Te has convertido en esa prima lejana que aparece de tarde en tarde. Cuando los días son estúpidos y las sombras grandes. De tu compañía nacieron grandes ratos fotográficos. Ahora te miro distante, te cambié por su sonrisa y mientras Ella me soporte no tendré que darme explicaciones para seguir respirando.

4 comentarios:

El callejón de los negros dijo...

Y cómo olvidar los besos que se dieron bajo esa misma luz...

Lacava dijo...

Me regalas unos fondos de pantalla que no me los merezco, pare...

Pepe Luis dijo...

Cuantas noches por esas callecitas dormidas crucé, cual Juan Tenorio o Mañara buscando balcones para dejar canciones prendadas...

Lacava dijo...

Y bares; buscando bares también, Pepeluí... Que nos conocemos...