jueves, 7 de mayo de 2009

MONT-AITO(EL NIÑO DE OKINAWA)


Fue llamado a filas con 13 años cuando su país sufría los embites de los americanos en el Pacifico. Allí estuvo en un islote hasta mediados de los 60 cuando un carguero noruego lo recogió. Como premio el gobierno japonés lo envió por el mundo.Todos sus familiares habían muerto y buscaba un lugar donde asentarte, encontró un sitio en el que oía su nombre por todos lados. ¿Como se habrían enterado?, seguro que preguntaron en la recepción del hotel. Lo acompañaban de otras frases desconocidas para él "de carne mechá, chorizo picante...." ya se enteraría del idioma. Pero todo lo demás le gustaba en aquella ciudad; aunque a veces los camareros eran un poco pesados nombrándole.

No hay comentarios: