sábado, 7 de noviembre de 2015

PURA VIDA

Despierta la ciudad. Suena el silencio de unas calles vacias. Los escaparates aun permanecen sin la vida de la luz del sol.Algún camarero va presto a su puesto de trabajo, huele a brummel, su paso presuroso ante este fotógrafo deja aromas de otros tiempos. Alguien mira fijamente un retablo de una Virgen recien coronada. Sigue despertando la ciudad, suena en la lejania los golpes al filtro de la cafetera de un bar.El sol se asoma levemente tras una azotea. Nace un día nuevo en el centro de Sevilla.

No hay comentarios:

Empatía sacra

" En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraiso." Esas palabras etéreas y eternas de nuestro Señor, la capacidad de...