viernes, 13 de noviembre de 2015

LOS VIERNES DE MI SEÑOR

Venir a verte. Sentir el pulso acelerarse al mirarte. Sentados a tus plantas. Niños de catequesis que rezan por los que no tienen. Una señora que recuerdo de una foto que un día tomé. Mis hermanos, muchos nombres, muchas querencias. Conversaciones agradables. Un Azkoyen del Cerro del Aguila. La mudá de un barril. Por un punto mejor. Proyecto de una bufanda que tal vez tenga este año. Salir de la mano de mi Lola sonriendo. Hasta el viernes Señor. Gracias por traerme hasta tus plantas.

No hay comentarios:

La luz de un caramelo

No llevaba mi cámara. Ningún medio necesitaba de mi trabajo y quise ejercer de tito Antonio. Así me crucé con mi Rey Baltasar. Porque tu ...