jueves, 29 de octubre de 2015

NEGROS NAZARENOS

A MI AMOR Hoy ha sido el día largo, muy largo. Aún tengo en mi memoria tu coche yendose a las 5 y 20 de la mañana. A esa hora siento la soledad que me dejas al irte al trabajo como un pellizco de esos que llaman de monja (nunca supe porque), en lo más interno de mi ser. Ahora ya descansas en la cama mientras yo recuerdo tus ojos cansados cuando he ido a besarte antes de dormir. Alguien me dijo una vez que la vida no es más que un largo tramo de nazarenos de ruán andando, mientras pasan notas el frescor de la madrugada, pero al pasar lo llenan todo. Yo tuve la suerte que me dijeras que si para ver nuestro tramo. Adoro tus sonrisa y tu forma de mirarme. Me siento la persona más importante de la tierra porque tuve la suerte de ver ese sueño de mujer que se escondía tras aquellas gafas. Gracias amor mio por seguir queriendo a este proyecto de hombre que cuando no está a tu lado sueña con tu sonrisa. Ojalá nuestro tramo sea muy largo y sigas a mi vera. Te quiero.

No hay comentarios: