miércoles, 7 de septiembre de 2016

A MEDIA TARDE


Así, a media tarde te encontré, con las sombras de la vida y la muerte cirncundandote. Así me crucé contigo, rodeado de atardecida y vencejos y gorriones. Se va la tarde entre estertores de muerte. Te quedas en mi mente y mi cámara. Pasa la muerte hecha vida...

No hay comentarios:

El Dios de las miradas

 El Cautivo, mi Cautivo. Es el Dios de las miradas. Su influjo sale de una mirada rota porque presiente su futuro y se fundamenta en las m...